La cronología de los préstamos personales rápidos tiene un orden determinado, primero se fija el monto y para que se aplicará el dinero del crédito, luego se establecen las garantías necesarias para cumplir con las normativas de las entidades bancarias y financieras, a posterior la cantidad de cuotas, que se establecen por la capacidad de pago del solicitante y que son las que determinan las tasas de interés del préstamo.

Las cantidades de cuotas de la devolución del dinero de los préstamos personales pueden partir de los 6 meses y llegar – en algunos casos- a los veinte años en cuotas con intereses de tasas fijas o móviles ajustables. Los plazos de pagos cortos son los de pequeños montos que se utilizan para la compra de artefactos o mercaderías diversas, los créditos a largo plazo están destinados a las compra de vehículos automotores o propiedades.

Los créditos de largo plazo destinados a la compra de propiedades son préstamos personales que ponen a al bien inmueble adquirido como garantía hipotecaria que respalda y garantiza el cobro de los montos otorgados. Las propiedades quedan liberadas de la garantía hipotecaria al instante de cancelar la última cuota del préstamo obtenido en la entidad bancaria o financiera.

En el caso de la compra de automotores en plazos de 24, 36, 48 o más cuotas mensuales el préstamo personal se respalda con un sistema prendario e inclusive indica el endoso del seguro contra todo riesgo obligatorio a la entidad financiera que otorgó el dinero en préstamo para la compra del vehículo.

En muchos países las líneas de créditos tienen distintas características, los préstamos personales están ligados a las realidades económicas y al nivel de inflación que fija las tasas de interés de los préstamos. Las opciones más conocidas y habituales son las de préstamos personales rápidos con distintos tipos de garantías y con plazos normales de pago en cuotas.

Muchos planes de préstamos personales se rigen por el de tasas de interés fija, y otros tienen la característica de ajustar por distintos tipos de parámetros los montos otorgados o las tasas de interés de esos montos. Dentro del abanico de posibilidades se encuentra un sistema que es muy común en América del Sur que es el plan de “ahorro y préstamo” que en ocasiones otros países adoptan. Estos planes pueden ser promocionados por bancos o por entidades financieras con distintas modalidades peros con un mismo procedimiento el de ahorrar previamente parte del monto a solicitar.

Los planes de ahorro y préstamo pueden ser de 24, 36, 48, 70 o 80 cuotas donde se procede con un sistema de sorteo o licitación del crédito, o el otorgamiento automático a partir de las 12 o 24 cuotas –según el plan-. Estos sistemas de planes de ahorros y préstamo empezaron a gestionarse para la compra de automotores para luego utilizarse para la compra de propiedades, electrodomésticos, viajes de turismo, o por dinero metálico simplemente.

Como en muchos de los préstamos personales en estos también se puede hacer una anticipación de pagos para acelerar el acortamiento del crédito o para cancelar el compromiso.

El otorgamiento de un préstamo personal rápido con garantía hipotecaria es uno de los que menos requisitos tienen y los que se obtiene de forma inmediata. Las presentaciones de los títulos de propiedad con el informe del registro de la propiedad que comunica que el bien inmueble presentado como garantía no está gravado o inhibido junto al informe denominado libre deuda de impuestos y tasas pagas al día son suficientes para la obtención del préstamo.

Cuando se realiza la operación crediticia queda anotada en el registro de la propiedad inmueble que ese bien esta “hipotecado” , quien es el otorgante del crédito y porque monto se ofrece el bien en garantía. De acuerdo a los montos de la operación de préstamo se pueden poner como garantía uno o varios inmuebles. En el caso de que la propiedad ofrecida como garantía tenga varios titulares en el otorgamiento del préstamo tiene que firmar todos los integrantes que figuren como propietarios para que la garantía sea válida.

Cuando se cancele la totalidad del crédito otorgado la entidad prestamista emitirá un certificado para que la propiedad, o las propiedades afectadas como garantía hipotecaria queden liberadas y figure la cancelación de la deuda en el registro de la propiedad inmueble.

En casos especiales donde la cancelación del préstamo no se hace efectivo y no se realicen refinanciaciones se puede llegar a la inhibición del bien puesto como garantía e inclusive llegar a remate para cobrar los dineros del crédito, los intereses y los punitorios que puedan ocasionar la falta de pago.