Desde hace mucho tiempo ha existido diferentes productos bancarios, los cuales han ido mejorando con la tecnología y sobre todo por la demanda de préstamos, por esta razón las financieras y bancos se han tenido que amoldar a las nuevas tecnología, creando nuevos productos bancarios.

 

Por esta razón cuando apareció el internet y luego las revolución que ha tenido en estos últimos años, han tenido que sacar otros productos tales como los Préstamos Online, este producto es muy útil ya que a medida que la tecnología crece se ha facilitado la forma de obtener buenos créditos.

 

Los banco han hecho nuevas herramientas para que los clientes tengan noción y accesibilidad a nuevos préstamos bancarios, por esta razón han implementado diferentes herramientas, los banco entonces se están estableciendo con un servicio de 24 horas del día y 7 días a la semana, ampliando las posibilidades de tener nuevos clientes para su cartera.

 

Las nuevas tecnología han facilitado la comunicación y por esta razón ya no es necesario buscar una filial o sucursal de algún banco, sino en la comodidad de su casa puede hacer estos trámites con toda confianza, sabiendo que tendrá excelentes resultados.

 

Los préstamo online y los préstamos personales bancarios, tienen muchas diferencian y hay que tomar en cuenta a la hora de pedir uno de estos préstamos, los prestamos online tienen intereses superiores a los préstamos personales bancarios, los prestamos online no necesitan tramites dentro de un banco o financiera y no buscan información crediticia del cliente, los prestamos personal bancarios si tienen que hacer tramites dentro de una sucursal y tener buen record crediticio.

 

Estas y muchas más características hacen que pedir uno de los préstamos online sea muy llamativo y sobre todo cuando tenemos una dificultad y necesitamos dinero de inmediato, estos préstamos online será uno de los mejores prestamos que podemos adquirir

 

Y lo más importante, no debes atrasarte en los préstamos, ya que los intereses de los prestamos online son muy altos y por eso te recomendamos que puedas vincular un pago automático y normalmente el banco lo hará por ti, por esta razón recuerda dejar el dinero del préstamo en tu cuenta de ahorro ya que si no lo haces el otro mes vendrá con una cuota más alta, por esta razón sé muy responsable a la hora de pagar tus deudas y así no caer en la lista negra de los que deben.

Primero saber que tenemos que estudiar muy bien nuestras cuentas y actuar con cautela si no queremos quedar en la calle, así que no necesitamos de asesores ni nada de ello los mejores asesores en estos casos son prudencia y calculo, los recuerdas viejos amigos a los cuales no tuvimos presentes a la hora de añadir a nuestras cuentas unos salditos en rojo. Bueno respecto al Cálculo un gran amigo que es el único que verdaderamente es sincero y nos proporcionara tranquilidad a la hora de correr a por un préstamo, porque muchas veces “asesores de bancos” se convierten en nuestro karma y no tanto así, más bien un peso más en nuestra espalda.Así ya tenemos a dos amigos que nos serán de gran ayuda y que no nos defraudaran así que no quedamos vamos por él, rápido y sin demoras.
Hoy los mejores préstamos los ofrece el sector privado opacando con luz propia a las entidades financieras debido a que estas entidades prestan sin ofrecernos muchas complicaciones, su fin en verdad es prestarnos dinero y no embaucarnos en un futuro con deudas que ni siquiera podríamos pagarlas, en otra vida, de pronto un tanto exagerado pero muchas veces así lo es.
Entonces hoy ya no hay excusas para marginarnos por no poseer un codeudor o conceptos como este que son los que nos suponen un tropiezo a la hora de solicitar un crédito. Y sabiendo que hoy en día ya existen empresas privadas que están dispuestas a prestar el dinero y que poseen más disposición que un banco, por decirlo de alguna manera son más serios.
Por lo tanto su objetivo viene siendo ayudar a la gente sin dejar de lado que ellos también tiene su ganancia, algo lógico porque así como nosotros lo necesitamos ellos también prestan un servicio a cambio de algo.

En los créditos con garantía personal, el cliente responde del cumplimiento de sus obligaciones (devolución del importe prestado, pago de intereses y comisiones bancarias pactados) con todos sus bienes, presentes y futuros. Por ello, es práctica habitual que la entidad de crédito acreedora, antes de conceder el crédito, solicite al cliente justificantes de sus ingresos (nóminas, rentas por alquiler…), un inventario de sus bienes o una declaración jurada de su patrimonio y realice comprobaciones sobre la existencia y situación del mismo.

legal businessSi el cliente se retrasase en los pagos periódicos (intereses, comisiones bancarias) o en la devolución del importe dispuesto con relación a las fechas pactadas, tendrá que abonar a la entidad acreedora unos intereses adicionales conocidos como “intereses de demora”. El tipo del interés de demora suele ser muy superior al tipo de interés ordinario del crédito. La forma de cálculo de los intereses de demora figuran en el documento del contrato.

Además, las entidades suelen cobrar una “comisión por reclamación” de importes impagados al reclamar al cliente sus pagos retrasados. El importe de esta comisión estará recogido en el documento contractual.

Si el retraso o impago se prolongase y la entidad no encontrase una solución a esta situación con el cliente, ésta puede intentar recuperar la deuda pendiente embargando bienes y derechos propiedad del cliente, siguiendo el procedimiento legalmente establecido (Ley de Enjuiciamiento Civil).

Si el crédito cuenta con la garantía adicional de uno o varios avalistas (“claúsula de fianza”) y el cliente acreditado impaga, la entidad podrá dirigirse directamente contra el/los avalista/s para el cobro de los pagos pendientes. Cada uno de los avalistas responde de forma solidaria de todas las obligaciones pendientes del cliente deudor en caso de impago (salvo beneficio de “excusión” y “división”).

En el supuesto de créditos concedidos para financiar un producto o servicio, de manera que exista un acuerdo previo en exclusiva entre el proveedor de los bienes o servicios y la entidad de crédito, el cliente podrá ejercitar frente a la entidad prestamista los mismos derechos que tuviera frente al proveedor de los bienes o servicios. (Artículo 15 de la Ley 7/1995, de 23 de marzo, de Crédito al Consumo).

Fuente: Banco de España